Nadie nace sabiendo todo. Bueno, habrá unos cuantos elegidos que sí, pero yo no soy de esos. Cuando nos cambiamos a Estados Unidos solo teníamos a Ron, un Cocker Spaniel, quien fue nuestro primer bebé. Ignorantes de…