El otro día en el gimnasio recordé que una o dos semanas atrás le había platicado a mi entrenador que me daban ganas de aprovechar que el día estaba riquísimo (nublado, fresquecito) para llevar el vidrio a…