El sábado en la mañana fui a una plática llamada “Despierta Ya tu Grandeza”, presentada por Sharon Ferrell, la Psicoterapeuta que menciono en la gunicharrita “Vivir en el Presente”.

Sharon Ferrell

Desde que supe que ella iba a ser la conferencista, decidí que asistiría. Me dio mucha pena llegar tarde (como diez minutos) y ver que ya habían empezado. De inmediato se me acercó la secretaria de Sharon para entregarme el material y una tarjeta de presentación. Como ya tenía una, le dije que no la necesitaba (más tarde recordé que apenas una semana antes la había tirado… al darme cuenta de eso, me pareció que la vida me decía: ‘Oye, es bueno que te pongas en contacto con esta persona”, por lo que en el intermedio fui por la tarjeta).

Pero regresemos a la plática. Comencé a escucharla y me di cuenta que si bien muchos de los conceptos y ejemplos ya los había escuchado, había cosas nuevas para mí y en ese momento supe que de eso trataría el blog.

Sharon comenzó diciendo que para vivir en la conciencia (o estar centrados), primero debemos sanar y eliminar el juez que llevamos dentro, ya que de no hacerlo, se apaga nuestra luz.

Nos contó un experimento que hizo con 30 soldados de Fort Bliss: los llevó a Walmart y les dijo que observaran a la gente. De regreso en el camión les preguntó qué habían visto y prácticamente todos emitieron juicios, en otras palabras, todos sacaron la garra machín. A las cuatro semanas de tratamiento regresaron y el cambio fue espectacular: ¡ninguno de ellos dijo algo negativo de la gente con la que se habían topado!

Soldados

¿Qué fue lo que sucedió? Que salió a la luz la parte de ellos que no tenía estrés postraumático (PTSD), su parte real y verdadera, esa que entiende que TODOS ESTAMOS HACIENDO LO MEJOR QUE PODEMOS. Cuando se llega realmente a comprender esto, podemos perdonar a los demás y liberarnos.

Entonces Sharon empezó a pedirnos que recordáramos un momento en nuestro pasado en el que nos hubiéramos sentido felices, centrados… en paz. Yo no tuve que ir muy lejos, ya que la noche anterior había salido al jardín y me pude percatar de la majestuosidad de los árboles y del color intenso de las flores de nuestros laureles. En ese momento me sentí inmensamente dichosa y agradecida porque en mi paso por esta tierra fui elegida para vivir precisamente aquí… en un lugar mágico, o como dice la Cuñis, en el Jardín Encantado.

Las respuestas de mis compañeros –a excepción de dos personas que tristemente no pudieron encontrar ningún recuerdo bonito- fueron muy similares:

  • Al regar las flores por la mañana y escuchar el aleteo de los colibríes
  • Al observar el mundo desde lo alto de una montaña
  • Al ver por primera vez el azul turquesa del océano en Cancún…
Naturaleza y mujer

Uno a uno, la conferencista nos iba preguntando si podíamos regresar a ese momento y permanecer un minuto ahí y claro que todos decíamos que sí.

A una señora le hizo una prueba diferente. Al confirmar que ya estaba en ese momento de paz, le dijo: “¡No te creo, estás bien mensa y no lo puedes hacer!” La cara de la señora no cambió, ya que estaba completamente centrada… y eso era lo que Sharon quería demostrar: cuando estás centrado y en paz, nada ni nadie te puede molestar. Y es que, como nos dijo luego, el planeta no es una comedia… es una tragedia, y debemos aprender a movernos a un lugar donde eso no nos afecte.

Buda centrado

De los ejemplos que dimos, Sharon nos hizo notar que prácticamente todos tenían que ver con la naturaleza y es que –dijo- ésta nos recuerda nuestro origen divino. Y agregó algo que en lo personal me fascinó:

‘SERÍA BUENO VERNOS AL ESPEJO Y SENTIR LO MISMO QUE CON LA NATURALEZA… Entonces decirnos con todo el amor del mundo: ERES HERMOSA ASÍ COMO ESTÁS…’ Wow! Sin lugar a dudas, esto sería la prueba más grande de amor propio.

La segunda parte de la conferencia trató sobre los cinco pasos hacia el fortalecimiento personal:

PASO 1. Responsabilízate de tu propia vida y permite que los demás hagan lo mismo. Deja de culpar a los demás por lo que te pasa. Renuncia a tratar de controlar a los demás (toinnnn!!!).  La vida es como un juego de ajedrez, solamente haz tu mejor movimiento. El ejemplo que nos dio fue muy gracioso, ya que una persona controladora (¡presente maestra, jajajaja!) es aquella que hace su movimiento y se cruza por encima del tablero para mover por el otro. Esto sería absurdo en un juego de ajedrez, ¿verdad? Bueno, pues en la vida real también.

PASO 2. Haz un compromiso contigo mismo de aprender, aceptar y disfrutar, en lugar de temer y resistirte. Si cada vez que te enfrentas a una situación difícil o desagradable te pones tenso, eventualmente podrás contraer una enfermedad relacionada con el estrés. Y aquí mencionó algo que si bien suena lógico, jamás lo había pensado: NO PUEDES EXPERIMENTAR ANSIEDAD O ESTRÉS SIN PONER TU CUERPO TENSO, o sea que en cuanto sientas la primera oleada de estrés, respira profundo, medita o date un baño con agua caliente.

PASO 3. Aprende a usar el poder positivo de tu mente para provocar y atraer resultados positivos en tu vida.  Principio de manifestación (“Tanto si crees que puedes, como que no puedes, estás en lo cierto”. Henry Ford). Principio de atracción (en el momento en que tomamos una decisión, nuestra mente subconsciente se pone de inmediato en acción para hacer realidad lo que hayas decidido; nuestra vida presente es producto de nuestras decisiones pasadas). Principio de decisión/compromiso (Cuando te comprometes al 100% a hacer una cosa, el universo se encarga de hacer TODO; no al 95%, no al 99%… al 100%. O sea, el intentar no es un compromiso, o como dice Laura Buendía: “LAS COSAS SE HACEN HACIÉNDOLAS”.

PASO 4. Aprende a vivir en el presente, liberando tu pasado y creando tu futuro (o lo que es lo mismo, “EL FUTURO SE COMPRA CON EL PRESENTE). La culpa y el resentimiento son las enfermedades del pasado, mientras que la preocupación y la ansiedad son las enfermedades del futuro. EL PERDÓN TE LIBERA PARA CREAR TU FUTURO.

Paso 5. Domina la Estrategia para Centrarte en ti mismo.

¿Qué es “Centrarte en ti mismo”? Vivir en el PRESENTE.¿Qué te saca de tu centro? Lo que pienso de los demás (o sea, juzgar).¿Cómo podemos VOLVER A CENTRARNOS cuando se nos chispotea? Mediante estos cinco puntos:

  1. Darte cuenta lo más pronto que puedas
  2. Preguntarte “¿A quién acabo de juzgar?”
  3. Perdonar al instante a la persona que acabas de juzgar (“Pobrecito*, está haciendo lo mejor que puede”. *Ojo: no confundir con el “pobrecito-pobrecito” que hizo famoso un personaje de la tele, ¿eh? Debemos decir esas palabras sin sentirnos superiores).
  4. PERDONARTE al instante
  5. Volverte a centrar

¿Y por qué es importante estar centrados? PARA VIVIR EN PAZ. Sharon nos puso un ejemplo:

Si una persona me pellizca y estoy centrada, lo más que puede pasar es que amable pero firmemente le diga que no lo vuelva a hacer (Ah, porque el estar centrados no quiere decir que no levantemos la voz ante las injusticias… eso sí, sin alterarnos).

Si la persona insiste e insiste, tal vez al pellizco número cinco voy a pegarle con un bate de béisbol (y obviamente ya no voy a estar centrada); al pellizco número diez lo voy a matar y al pellizco número quince me voy a convertir en un asesino serial. 

Violencia

Así que, su recomendación es: SÉ DE LOS QUE SOLO ACEPTAN UN PELLIZCO porque si yo te lastimo y tú no dices nada, tanto tú como yo estamos mal.

Ya para terminar, Sharon nos aconsejó utilizar la Oración de Serenidad:

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia

Lo ideal sería hacerlo diariamente, pero conque nos acordemos de ella cuando nos encontremos ante una situación difícil o estresante, vamos a estar del otro lado.

No pudo faltar el tema de moda entre los habitantes del Oeste de El Paso: las obras que se están llevando a cabo en la interestatal 10 (una de las vías principales de la ciudad) y que nos traen a todos ‘juidos’.

¿Qué hacer ante un caso como ese? ¿Puedo cambiar el congestionamiento?

NO…

ENTONCES HAY QUE PEDIR SERENIDAD (y también planear mejor nuestro día, contemplando esos tiempos perdidos).

Y es que SOLEMOS QUERER CAMBIAR LO QUE NO PODEMOS, pero a veces DEJAMOS QUE ABUSEN DE NOSOTROS EN AQUELLO QUE SÍ PODEMOS CAMBIAR.

Como la vez anterior, salí de la conferencia sintiéndome muy motivada, feliz y afortunada de estar rodeada de seres tan luminosos como Sharon y como Sobha (la fundadora del centro donde se dio la plática).

En la tarde fui a Sam´s y me encantó ir repartiendo sonrisas (más que de costumbre), pero sin lugar a dudas, la que más satisfacción me dio fue una señora que me veía con una mirada dura y penetrante. Cuando estaba a punto de pasar frente a ella le sonreí y su gesto adusto se convirtió en una hermosa sonrisa…

Al día siguiente me pasó algo todavía más bonito. Salí de bañarme y mientras me ponía las cremas, me observé detalladamente en el espejo y me dije con toda la sinceridad del mundo: ERES HERMOSA ASÍ COMO ESTÁS.

Mujer frente al espejo

Suspiré agradecida por esa nueva óptica y sonreí.