Lo más pesado no es cambiar de cama cada tercer día ni tener que mostrar su sonrisa hueca a periodistas y fans metiches cuando lo que realmente quiere es rayarles la madre y gritarles que la dejen…